.

sábado, 4 de agosto de 2012

Curso de colombicultura a partir del vigésimo séptimo párrafo de El Origen de las Especies





El párrafo vigésimo séptimo es el primero de una serie de diez dedicada por completo a las razas de la paloma doméstica: Sus características, diferencias y origen. No sorprende que alguno de sus lectores y comentaristas haya indicado que El Origen de las Especies era obra más dedicada a la colombicultura que a ninguna otra cosa.  El autor está convencido de que el conocimiento de la diversidad en los animales de granja será fundamental para el estudio de la transformación de las especies. Además él mismo ha sido propietario y ha cuidado en su granja, diversos tipos de palomas a las que se refiere. Pocas veces han coincidido con tanta precisión la vocación científica y el puro entretenimiento.  Está el autor, por lo tanto, en su salsa,  en tema de su interés personal, como igualmente lo estará el lector que se interese por la cría de palomas, o por su historia. Ambos, autor y lector, se encontrarán a años luz de considerar cuestión alguna de interés biológico, más allá de las características de tal o cuál tipo o variedad de paloma. Bien diferente suerte corre, a cambio, el lector interesado por el Origen de las Especies quién para aliviar su frustración va a tener ocasión de enterarse de todo lujo de detalles sin el menor interés ni la menor importancia al respecto. Se comprenderá que los comentarios a estos párrafos colombófilos sean en algunas ocasiones breves. Veamos algunos de los sugeridos por la lectura de éste primero que comienza de manera tan sutil:



Believing that it is always best to study some special group, I have, after deliberation, taken up domestic pigeons.





Believing, believing. El autor está siempre con lo mismo, se ve que los años de seminarista le dejaron huella y marcaron profundamente su pensamiento, pero la ciencia es otra cosa.  ¿Qué es lo que cree ahora nuestro autor? Dejémos que él mismo nos lo explique:



Believing that it is always best to study some special group; es decir:

Creyendo que es siempre mejor estudiar algún grupo especial.



Bien. Puede ser. Puede que sea mejor estudiar algún grupo especial. Pero….¿es mejor para qué? , De verdad,....¿ Es posible creer que para entender el origen de las especies lo mejor es estudiar un grupo de animales domésticos?,  ¿Precisamente las palomas? Y,…. ¿A qué se refiere cuándo dice after deliberation? , ¿Es qué ha pensado algo?,  si así fuese: ¿Por qué nos oculta lo que ha pensado? ¿Podría haberse extendido durante diez párrafos relatando las características de alguna otra especie y concluir que esas servían menos a sus propósitos que las de las palomas?







Believing that it is always best to study some special group, I have, after deliberation, taken up domestic pigeons. I have kept every breed which I could purchase or obtain, and have been most kindly favoured with skins from several quarters of the world, more especially by the Hon. W. Elliot from India, and by the Hon. C. Murray from Persia. Many treatises in different languages have been published on pigeons, and some of them are very important, as being of considerable antiquity. I have associated with several eminent fanciers, and have been permitted to join two of the London Pigeon Clubs. The diversity of the breeds is something astonishing. Compare the English carrier and the short-faced tumbler, and see the wonderful difference in their beaks, entailing corresponding differences in their skulls. The carrier, more especially the male bird, is also remarkable from the wonderful development of the carunculated skin about the head, and this is accompanied by greatly elongated eyelids, very large external orifices to the nostrils, and a wide gape of mouth. The short-faced tumbler has a beak in outline almost like that of a finch; and the common tumbler has the singular inherited habit of flying at a great height in a compact flock, and tumbling in the air head over heels. The runt is a bird of great size, with long, massive beak and large feet; some of the sub-breeds of runts have very long necks, others very long wings and tails, others singularly short tails. The barb is allied to the carrier, but, instead of a long beak, has a very short and broad one. The pouter has a much elongated body, wings, and legs; and its enormously developed crop, which it glories in inflating, may well excite astonishment and even laughter. The turbit has a short and conical beak, with a line of reversed feathers down the breast; and it has the habit of continually expanding, slightly, the upper part of the oesophagus. The Jacobin has the feathers so much reversed along the back of the neck that they form a hood, and it has, proportionally to its size, elongated wing and tail feathers. The trumpeter and laugher, as their names express, utter a very different coo from the other breeds. The fantail has thirty or even forty tail-feathers, instead of twelve or fourteen, the normal number in all the members of the great pigeon family: these feathers are kept expanded and are carried so erect that in good birds the head and tail touch: the oil-gland is quite aborted. Several other less distinct breeds might be specified.





Creyendo que es siempre mejor estudiar algún grupo especial, después de deliberar, he elegido las palomas domésticas. He tenido todas las razas que pude comprar o conseguir y he sido muy amablemente favorecido con pieles de diversas regiones del mundo, especialmente de la India, por el Honorable W. Eliot, y de Persia, por el Honorable C. Murray. Se han publicado muchos tratados en diferentes lenguas sobre palomas, y algunos de ellos son importantísimos, por ser de considerable antigüedad. Me he relacionado con diferentes aficionados eminentes y he sido admitido en dos clubs colombófilos de Londres. La diversidad de las razas es una cosa asombrosa: compárense la paloma carrier o mensajera inglesa y la volteadora o tumbler de cara corta, y véase la portentosa diferencia en sus picos, que imponen las diferencias correspondientes en los cráneos. La carrier, especialmente el macho, es también notable por el prodigioso desarrollo, en la cabeza, de las carúnculas nasales, a lo que acompañan párpados muy extendidos, orificios externos de la nariz muy grandes y una gran abertura de boca. La volteadora de cara corta tiene un pico cuyo perfil es casi como el de un pinzón, y la volteadora común tiene una costumbre particular hereditaria de volar a gran altura, en bandada compacta, y dar volteretas en el aire. La paloma runt es un ave de gran tamaño, con pico largo y sólido y pies grandes; algunas de las sub-razas de runt tienen el cuello muy largo: otras, alas y cola muy largas; otras, cosa rara, cola corta. La paloma barb es afín de la mensajera inglesa; pero, en vez del pico largo, tiene un pico cortísimo y ancho. La buchona inglesa tiene el cuerpo, las alas y las patas muy largos, y su buche, enormemente desarrollado, que la paloma se enorgullece de hinchar, puede muy bien producir asombro y hasta risa. La paloma turbit tiene un pico corto y cónico, con una fila de plumas vuelta debajo del pecho, y tiene la costumbre de distender ligeramente la parte superior del esófago. La capuchina tiene detrás del cuello las plumas tan vueltas, que forman una capucha, y, relativamente a su tamaño, tiene largas las plumas de las alas y de la cola. La trumpeter y la laugher, como sus nombres expresan, emiten un arrullo muy diferente del de las otras razas. La colipavo tiene treinta o hasta cuarenta plumas rectrices, en vez de doce o catorce, número normal en todos los miembros de la gran familia de las palomas; estas plumas se mantienen extendidas, y el animal las lleva tan erguidas que en las aves buenas, se tocan la cabeza y la cola: la glándulas del aceite está bastante reducida. Varias otras razas pueden describirse menos claramente.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX: