.

lunes, 16 de julio de 2012

La tautología viene a alegrar el mundo sombrío del clérigo Malthus en el séptimo párrafo de El Origen de las Especies



Leyendo el sexto párrafo nos habíamos quedado pendientes de un hilo. Por una parte indicaba su autor que el conocimiento de la variación en estado doméstico ofrece la mejor pista para el estudio de la adaptación, pero veíamos que por mucho que conozcamos la variación, puede que nunca lleguemos a saber el motivo de la adaptación. Nos quedábamos así como en ascuas esperando que la convergencia entre ambos universos (el real de la variación y el ideal que reclama una explicación de la adaptación), tuviese lugar mediante una idea nueva o explicación. La explicación viene a continuación, pero es, sencillamente, deprimente: Ni más ni menos que la doctrina gris del clérigo Malthus:    

From these considerations, I shall devote the first chapter of this abstract to variation under domestication. We shall thus see that a large amount of hereditary modification is at least possible; and, what is equally or more important, we shall see how great is the power of man in accumulating by his selection successive slight variations. I will then pass on to the variability of species in a state of nature; but I shall, unfortunately, be compelled to treat this subject far too briefly, as it can be treated properly only by giving long catalogues of facts. We shall, however, be enabled to discuss what circumstances are most favourable to variation. In the next chapter the struggle for existence among all organic beings throughout the world, which inevitably follows from the high geometrical ratio of their increase, will be considered. This is the doctrine of Malthus, applied to the whole animal and vegetable kingdoms. As many more individuals of each species are born than can possibly survive; and as, consequently, there is a frequently recurring struggle for existence, it follows that any being, if it vary however slightly in any manner profitable to itself, under the complex and sometimes varying conditions of life, will have a better chance of surviving, and thus be NATURALLY SELECTED. From the strong principle of inheritance, any selected variety will tend to propagate its new and modified form.  

O en español:    

A partir de estas consideraciones, dedicaré el primer capítulo de este resumen a la variación en estado doméstico. Así veremos que una gran cantidad de modificaciones hereditarias es al menos posible, y lo que es igual o más importante, veremos cuán grande es el poder del hombre en la acumulación por su selección de ligeras variaciones sucesivas. Luego pasaré a la variabilidad de las especies en un estado de naturaleza, pero, por desgracia, estaré obligado a tratar este tema demasiado brevemente, ya que sólo puede ser tratado adecuadamente mediante largos catálogos de los hechos. Debemos, sin embargo, estar en condiciones de discutir qué circunstancias son más favorables a la variación. En el siguiente capítulo se tendrá en cuenta la lucha por la existencia entre todos los seres orgánicos en todo el mundo, lo que inevitablemente se desprende de la elevada razón geométrica de su aumento. Esta es la doctrina de Malthus, aplicada a todo el reino animal y vegetal. Como en cada especie nacen muchos más individuos de los que pueden sobrevivir, y en consecuencia, hay una lucha por la existencia, se sigue que todo ser, si varía un poco de manera rentable para sí mismo, en el complejo y a veces, variando las condiciones de vida, tendrá una mejor oportunidad de sobrevivir, y así será naturalmente seleccionado. Desde el principio fuerte de la herencia, toda variedad seleccionada tenderá a propagar su forma nueva y modificada.


 O sea que cualquier ser que traiga al mundo una nueva ventaja, sobrevivirá.   - ¿Siempre? - No, no siempre - ¿Cuándo exactamente? - Pues sencillamente cuando la ventaja sea lo suficientemente notable como para permitirle sobrevivir. Entonces, sí. Sobrevivirá.   Es decir, la explicación que faltaba al clérigo Malthus tomo aquí la forma de una tautología. Algunos han venido diciendo durante ciento cincuenta y tres años que esto de la Selección Natural era una idea genial ; otros, sin embargo, hemos creído siempre que era otra cosa más parecida a un dogma de fé, algo rancio, por cierto,...........   Imagen del clérigo Malthus tomada de The Londonist