.

domingo, 29 de julio de 2012

Confusión importante en el vigésimo párrafo de El Origen de las Especies

  El autor ha partido de la idea de que estudiando a las variedades domésticas podemos sacar importantes deducciones en lo que atañe a la transformación de las especies (verla expuesta en el sexto párrafo de la introducción). Pero ahora descubre un escollo, un argumento que invalidaría su hipótesis de partida. Se trata de la reversión, es decir que las características de los animales de granja pueden desaparecer para dar lugar a las características propias de la especie en estado natural, cuando terminan las condiciones de la granja y los animales vuelven a su estado original. Otro problema es que los mejoradores de plantas y animales no obtienen especies nuevas, pero este, de momento, mejor no mencionarlo. El autor va a explorar en este párrafo la reversión:  

 If it could be shown that our domestic varieties manifested a strong tendency to reversion--that is, to lose their acquired characters, while kept under the same conditions and while kept in a considerable body, so that free intercrossing might check, by blending together, any slight deviations in their structure, in such case, I grant that we could deduce nothing from domestic varieties in regard to species.  

Si pudiese demostrarse que las variedades domésticas manifiestan una enérgica tendencia a la reversión -esto es, a perder los caracteres adquiridos cuando se las mantiene en las mismas condiciones y en grupo considerable, de modo que el cruzamiento libre pueda contrarrestar, mezclándolas entre sí, cualesquiera ligeras desviaciones de su estructura-; en este caso, convengo en que de las variedades domésticas no podríamos sacar deducción alguna por lo que toca a las especies.  

 Si resultase que las variedades obtenidas en cautividad a partir de especies animales y vegetales volviesen a su estado primitivo al regresar a la naturaleza, entonces el estudio de la variación en cautividad no serviría para el estudio de variación en la naturaleza. Es obvio que la variación en estado doméstico no termina fácilmente en la producción de especies nuevas, luego es posible que la reversión sea un proceso mucho más importante que lo que conviene a los intereses de Darwin. Si lo razonable sería reconocer esto, el autor tiende por el contrario a ocultarlo. No le interesa aceptar la reversión y otorga a hechos neutros el valor de argumentos a su favor:  

  • we may safely conclude that very many of the most strongly marked domestic varieties could not possibly live in a wild state
 
  • In many cases we do not know what the aboriginal stock was, and so could not tell whether or not nearly perfect reversion had ensued
  Al final desvía la atención del lector ya que el problema no es el planteado:    

But there is not a shadow of evidence in favour of this view: to assert that we could not breed our cart and race-horses, long and short-horned cattle, and poultry of various breeds, and esculent vegetables, for an unlimited number of generations, would be opposed to all experience.  

Sino otro bien diferente: En cautividad no se obtienen especies nuevas. En cuanto a las variedades, pueden tener una fuerte tendencia a la reversión en el momento en que las condiciones cambian. Finalmente, y en cualquier caso, sea cual sea la importancia y extensión de la reversión, el resultado de una granja o de un laboratorio no es extrapolable a la naturaleza.  


El párrafo completo en inglés:  

Having alluded to the subject of reversion, I may here refer to a statement often made by naturalists--namely, that our domestic varieties, when run wild, gradually but invariably revert in character to their aboriginal stocks. Hence it has been argued that no deductions can be drawn from domestic races to species in a state of nature. I have in vain endeavoured to discover on what decisive facts the above statement has so often and so boldly been made. There would be great difficulty in proving its truth: we may safely conclude that very many of the most strongly marked domestic varieties could not possibly live in a wild state. In many cases we do not know what the aboriginal stock was, and so could not tell whether or not nearly perfect reversion had ensued. It would be necessary, in order to prevent the effects of intercrossing, that only a single variety should be turned loose in its new home. Nevertheless, as our varieties certainly do occasionally revert in some of their characters to ancestral forms, it seems to me not improbable that if we could succeed in naturalising, or were to cultivate, during many generations, the several races, for instance, of the cabbage, in very poor soil--in which case, however, some effect would have to be attributed to the DEFINITE action of the poor soil --that they would, to a large extent, or even wholly, revert to the wild aboriginal stock. Whether or not the experiment would succeed is not of great importance for our line of argument; for by the experiment itself the conditions of life are changed. If it could be shown that our domestic varieties manifested a strong tendency to reversion--that is, to lose their acquired characters, while kept under the same conditions and while kept in a considerable body, so that free intercrossing might check, by blending together, any slight deviations in their structure, in such case, I grant that we could deduce nothing from domestic varieties in regard to species. But there is not a shadow of evidence in favour of this view: to assert that we could not breed our cart and race-horses, long and short-horned cattle, and poultry of various breeds, and esculent vegetables, for an unlimited number of generations, would be opposed to all experience.

Y en español:  

Habiendo aludido a la cuestión de la reversión, debo referirme a una afirmación hecha frecuentemente por los naturalistas, o sea, que las variedades domésticas, cuando pasan de nuevo al estado salvaje, vuelven gradual, pero invariablemente, a los caracteres de su tronco primitivo. De aquí se ha argüido que no pueden sacarse deducciones de las razas domésticas para las especies en estado natural. En vano me he esforzado en descubrir con qué hechos decisivos se ha formulado tan frecuente y tan osadamente la afirmación anterior. Sería muy difícil probar su verdad: podemos con seguridad sacar la conclusión de que muchísimas de las variedades domésticas más marcadas no podrían quizá vivir en estado salvaje. En muchos casos no conocemos cuál fue el tronco primitivo, y, así, no podríamos decir si había ocurrido o no reversión casi perfecta. Sería necesario, para evitar los efectos del cruzamiento, que una sola variedad únicamente se hubiese vuelto silvestre en su nueva patria. Sin embargo, como nuestras variedades ciertamente revierten a veces, en algunos de sus caracteres, a formas precursoras, no me parece improbable que, si lográsemos naturalizar, o se cultivasen durante muchas generaciones, las varias razas, por ejemplo, de la col, en suelo muy pobre -en cual caso, sin embargo, algún efecto se habría de atribuir a la acción determinada del suelo pobre-, volverían en gran parte, o hasta completamente, al primitivo tronco salvaje. Que tuviese o no buen éxito el experimento, no es de gran importancia para nuestra argumentación, pues, por el experimento mismo, las condiciones de vida han cambiado. Si pudiese demostrarse que las variedades domésticas manifiestan una enérgica tendencia a la reversión -esto es, a perder los caracteres adquiridos cuando se las mantiene en las mismas condiciones y en grupo considerable, de modo que el cruzamiento libre pueda contrarrestar, mezclándolas entre sí, cualesquiera ligeras desviaciones de su estructura-; en este caso, convengo en que de las variedades domésticas no podríamos sacar deducción alguna por lo que toca a las especies. Pero no hay ni una sombra de prueba en favor de esta opinión: el afirmar que no podríamos criar, por un número ilimitado de generaciones, nuestros caballos de tiro y de carrera, ganado vacuno de astas largas y de astas cortas, aves de corral de diferentes castas y plantas comestibles, sería contrario a toda experiencia.  
Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX: