.

jueves, 13 de septiembre de 2007

Premio "Roberto Alcázar y Pedrín"



Biología humanista anuncia la concesión del I Premio "Roberto Alcázar y Pedrín" a figuras que se hayan destacado por su tarea en la deshumanización de la Biología.

El premio recuerda a los que fueran héroes del cómic, el periodista-detective Roberto Alcázar y su inseparable amigo, el niño Pedrín, ambos peleando incansables contra el crimen por los caminos planos y cuadriculados de la historieta, sin tregua ni compasión.

En esta primera entrega, sin apenas deliberación y abrumados por la enorme publicidad que los sustenta, biología humanista ha decidido premiar ex-aequo al periodista Eduard Punset por el título de su best seller “El alma está en el cerebro” y al inglés Richard Dawkins por su título “The God Delusion”.

Mediante sus títulos (confieso que no he leído más), ambos autores pretenden ahora acabar de un plumazo con toda la Filosofía Medieval, con San Agustín, Santo Tomás, la escolástica y los padres de la iglesia, Pascal, Leibniz, Kierkegaard y Unamuno entre otros autores intachables. El primero de nuestros premiados (EP), pasa por alto un aspecto esencial en la definición del alma que dice que el alma es inmaterial y por lo tanto no está en ninguna parte, menos en ningún menudillo como el cerebro, por complicado que éste sea. Mediante sus pomposos títulos, ambos premiados (sobre todo el segundo, RD) ignoran lo que muchos autores de indiscutible solvencia intelectual han llamado, a lo largo de los siglos “la concepción trágica de la existencia”, vigorosamente expresada, entre otros, en los pensamientos de Pascal y Unamuno y que podría resumirse aquí, a un nivel modesto, diciendo que Dios nos deja la suficiente libertad como para pensar tan torpemente como lo deseemos. De ambos libros, con leer el título ya tengo leído bastante. Supongo que en el libro de Punset podrá haber algo aprovechable que espero me llegue por otros cauces. De Dawkins, con la enorme campaña propagandística que conlleva, no me ha quedado más remedio que ojear alguna crítica, ya es mucho más de lo que pensaba haber hecho después de haber leído en mi tierna juventud su obra “El gen egoísta”, de la cual debería su autor, en lugar de celebrar aniversarios, publicar un público arrepentimiento.

La literatura es basta y, pese al enorme esfuerzo de embrutecimiento que a diario realizan las editoriales, todavía queda material abundante en letra impresa como para no tener que recurrir a estas novedades.

5 comentarios:

Joaquín dijo...

Me apunto al acto solemne de entrega del I Premio "Roberto Alcázar y Pedrín". Cualquier libro que defienda abiertamente el ateísmo me parece triste, pero el de Dawkins está condenado a ser pasta de papel. En su insufrible soberbia, Dawkins parece no darse cuenta de que deberá probar su propia medicina, que el ateísmo es tan improbable científicamente como la fe en la trascendencia. Sin embargo, no es el ateísmo lo que en el fondo discute, sino la libertad de religión. Es un libro antirreligioso (que naturalmente tampoco he leído) y cuyo parto sólo se explica a golpe de talonario.

Jeta dijo...

Hola. Yo con "El gen egoista" no podía pasar de las primeras cinco páginas. Si me lo hubieran mencionado el primer año de carrera (2002) me lo hubiera podido leer, pero ahora es casi imposible.

Algún compañero de carrera me dice que hay que leerselo si quiero conocer a mi enemigo. Lo he intentado este fin de semana. Con música clásica y jazz avanzo unas pocas páginas. ¿Vale la pena? Porque muchos profesores que tengo ya se dedican sin querer queriendo en propagar sus ideas.

Un saludo. Felicidades por el blog. Pero tienes tres blogs y no sé cual de ellos es el principal.

Emilio Cervantes dijo...

Yo leí el gen egoista al terminar la carrera allá por la calenda de 1980. Te aconsejo que no lo leas porque es una porquería. Y todavía ahora tengo que discutir con uno a ver si los darwinistas proponen un mundo competitivo o no:

http://weblogs.madrimasd.org/biologia_pensamiento/archive/2008/03/18/86903.aspx

Enfin, amigo, lea mejor "La tautología darwinista" o el libro de Sandín "Pensando la evolución, pensando la vida", despues de todo el idioma español todavía tiene algo que ofrecer, ¿no le parece?.

Un saludo

biocomplex dijo...

Soy el anterior. A Sandín ya lo he leído. Muy revelador el aspecto histórico de antes del Chache Charles (Carlitos).Lo que me escama (con este "pesimismo" ibérico) es si sólo en el idioma español se está atizándole a los darwinistas. ¿O por el contrario los biolog@s contrarios a la SN de los más aptos van floreciendo como hongos por todos los países?

Emilio Cervantes dijo...

En Italia se publicó un artículo el año pasado titulado:

Il darwinismo, grimaldello dei manipolatori di Francesco Agnoli.

(el darwinismo, ganzúa de los manipuladores).

En USA tienes varios ejemplos. Quizás un libro interesante pueda ser este:

Shattering the Myths of Darwinism

http://www.2think.org/darwinism.shtml

Su autor ha sido censurado como he explicado aquí:

http://nuevabiologia.blogspot.com/2007/09/censura-darwinista.html