.

martes, 8 de enero de 2013

Del tono autoritario con paso marcial hacia el hipnotismo: Resumen del capítulo tercero e introducción al cuarto de El Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural (OSMNS) o la Supervivencia del más Apto en la Lucha por la Vida


El estilo de OSMNS progresa y su autor ha ido adquiriendo, paulatinamente, un marcado tono autoritario. Del prudente naturalista aficionado que contempla con aire distraído las experiencias de los granjeros en el primer capítulo pasábamos al observador de la naturaleza con un marcado tono ideológico en el segundo. Ligero cambio si se compara con el que tiene lugar en el salto del segundo al tercer capítulo.

En el tercer capítulo pasamos súbitamente del discurso ideológico propio de quien describe la naturaleza intentando borrar todo orden, al tono autoritario propio del discurso marcial centrado en la lucha y en la competición. No quiero decir que los militares tengan que estar obsesionados con la lucha, sino que tales pensamientos de exaltación de la competición y de la lucha son más propios del deportista o del militar que del naturalista. Si bien es cierto que entre ambos gremios, militares y deportistas, existen temperamentos variados entre los que se cuentan amantes del arte y de la filosofía, también lo es que entre los naturalistas, tanto profesionales como aficionados, pueden darse temperamentos variados, incluso las excepciones (menos honrosas en este caso) de quienes no ven en la naturaleza otra cosa sino lucha. El problema empieza cuando el tono utilizado para expresar tales creencias o convicciones deja de ser el de un aficionado naturalista (capítulo primero), y va más allá del tono polarizado y parcial del discurso ideológico (capítulo segundo), para convertirse en un discurso abiertamente autoritario (capítulo tercero). Tal progresión no augura nada bueno y sólo puede terminar en…… un tono todavía más extremo que el autoritario que veremos a qué estilo se ajusta (probablemente el del líder de una secta siempre dispuesto a ejercer sobre sus víctimas la hipnosis). Y si allá empezaba el problema, aquí cobra importancia, puesto que nos encontramos ante un lavado de cerebro masivo que sólo podrá llevarse a efecto si cuenta con la aceptación de un grupo de poder que garantice su difusión. Lamentablemente, no podía ser de otra manera en este caso.

Llegamos así con paso marcial al punto clave del libro: la selección natural o la supervivencia del más apto. En él esperaríamos, cuando menos, encontrar una definición de la selección natural. Si es un hecho, simplemente como indica el título del capítulo, la supervivencia del más apto, es decir mera constatación de que unos sobreviven y otros no, entonces esto no es una teoría científica. Es la mera afirmación, de un hecho constatable. Además, es una afirmación tautológica, puesto que lo mismo da decir los más aptos que los que sobreviven. Veremos si el autor tiene algo mejor que ofrecer. Entretanto, un aviso: El empleo de expresiones ambiguas de manera reiterada, aderezadas con perogrulladas y disyuntivas falsas es característica distintiva de……Sí. Exactamente, es una característica propia del hipnotismo.