.

jueves, 22 de noviembre de 2007

August Weismann III: Richard B. Goldschmidt proporciona un apoyo gráfico al doctor Weismann.


Las figuras de arriba están tomadas del libro de Richard B. Goldschmidt titulado "Understanding Heredity. An Introduction to Genetics" (John Wiley and Sons, 1952; pp 52 y 53) y representan la teoría de la continuidad del plasma germinal de manera fiel a como fue concebida por su inventor en el siglo XIX. Al igual que la teoría, la imagen de arriba es ficticia. La de abajo conserva un elemento importante de ficción y para convencerse de ello no hay más que leer la leyenda (The sex cells characterized by the black dots,....pero,.. ¿qué son las black dots?, eso no lo sabemos, no importa).
Tal y como están pintadas las células de la línea somática, destinadas a perecer, sugiere el dibujo de arriba no sólo que los efectos del ambiente en la línea somática (vida de un organismo) no pueden influir en su línea germinal, sino que el origen y las modificaciones de la línea germinal no tienen nada que ver con lo que ocurra en la vida de los organismos.

El libro de Goldschmidt, publicado en 1952, viene así en apoyo de Weismann y del dogma de la no-herencia de caracteres adquiridos y contribuye a sentar la base teórica (más bien dogmática) del neo-darwinismo sin base experimental alguna.
El texto que acompaña a estas ilustraciones es ambiguo, dogmático y poco informativo. Copio y traduzco un fragmento como muestra:
Weismann made few experiments to disprove Lamarck's hypothesis. True, he cut off the tails of some mice for a few generations but got no tailless offspring and while he gives no exact measurements with coefficients of error he did not observe that the tails of the descendants had shortened one whit. The combs of fighting cocks and the tails of certain breeds of sheep have been cropped for many generations and the practice continues today, because their tails are still long. While in Lamarck's time there was no evidence opposed to his ingenious theory, based as it was on an appeal to the acknowledged facts of improvement that take place in the organs of an individual through their own functioning (a fact that is as obvious and remarkable today as in the time of Lamarck), yet now there is evidence as to whether the effects of use and disuse are inherited, and this evidence is not in accord with Lamarck's doctrine.
Weismann hizo algunos pocos experimentos para refutar la hipótesis de Lamarck. Por ejemplo, cortó las colas de algunos ratones durante algunas generaciones pero no consiguió ningún descendiente sin cola y mientras que no da ninguna medida exacta con coeficientes del error, él no observó que las colas de los descendientes hubieran acortado un ápice. Los crestas de gallos de pelea y las colas de ciertas castas de ovejas se han seleccionado durante muchas generaciones y la práctica continúa hoy. Mientras que en el tiempo de Lamarck no había evidencia opuesta a su ingeniosa teoría , basada como estaba en una observación lógica de los hechos reconocidos de la mejora que ocurren en los órganos de un individuo con su propio funcionamiento (un hecho que es tan obvio y hoy notable como en la época de Lamarck), todavía hay evidencia de si los efectos del uso y del desuso están heredados y esta evidencia no está de acuerdo con la doctrina de Lamarck.

Pero nos quedamos sin saber cual es esa evidencia,.........

Por otra parte no olvidemos que por su contribución, Weismann fue premiado en 1904 con la denominación de Presidente Honorario de la Sociedad para la Higiene Racial (Society for Racial Higiene).



3 comentarios:

Sanders dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Emilio Cervantes dijo...

Que va, Sanders. Uno ya no está para ídolos. Lo que leí de él y que he reseñado en las entradas anteriores me pareció acertado. No he leído mucho más. ¿Tienes alguna idea o sugerencia que nos acerque un poco más a su figura?

Emilio Cervantes dijo...

Disculpa, Sanders, no sé cómo lo hice para borrar el primer comentario.

Era este:

MORGAN es tu ídolo? Pffft